29 noviembre 2013

AMAZON: Un mundo cutre y esclavista

Jean-Baptiste Malet se ha metido en la boca del lobo para escribir sobre una pesadilla, en la que aparecen trabajadores sometidos a la ley de la selva, donde no hay derechos ni protecciones. Sólo esclavismo y rentabilidad y poca cultura. 

Esa es la clave de la fórmula del éxito de Amazon, la multinacional dedicada a la distribución de todo tipo de objetos de consumo, que amenaza a la industria editorial con sus métodos de evasión de impuestos y explotación laboral.

El periodista francés ha trazado en el libro En los dominios de Amazon (Trama Editorial) la cara oculta –terrible- que desmantela la imagen de empresa vanguardista que han construido.
 En los dominios de Amazon

Ellos se definen como “exploradores”, Malet como “explotadores”.  

  


El éxito de las más grandes compañías de nuestro tiempo, que suelen pertenecer al sector tecnológico, suele explicarse por su capacidad de innovación, por su elevada inventiva, por arriesgar cuando otros se quedaron parados.
De Bill Gates a Mark Zuckerberg pasando por Jeff Bezos, los líderes de estas firmas son retratados como personas especiales que fueron capaces de  llevar una compañía de la nada al cielo empresarial gracias al poder de la innovación disruptiva. Pero ¿es así?

Un operario coloca cajas en un almacén de Amazon de Alemania. (EFE)
 Un operario coloca cajas en un almacén de Amazon de Alemania. (EFE)

¿Los grandes campeones lo son por utilizar métodos del siglo XXI o por haber reactualizado los del XIX?

Porque muchas de estas compañías han logrado establecer excepciones que las hacen funcionar con las mismas ventajas que gozaban las grandes firmas de hace un siglo.

Así, la excusa de desenvolverse en un contexto novedoso en el que las amenazas son múltiples (“cualquier chico puede inventar algo que acabará con nuestra empresa”), ha terminado por justificar la enorme concentración del sector y los regímenes de monopolio, o de oligopolio en el mejor de los casos, son habituales en el mundo de las nuevas empresas. La normativa sobre competencia, que se ha aplicado con rigidez en ocasiones recientes, por ejemplo a la hora de abrir los mercados en el caso de empresas estatales que iban a dejar de serlo, se han infrautilizado en estos casos.

Es también habitual encontrar a las empresas tecnológicas entre las que deciden no pagar impuestos en los lugares en los que operan.

Así, Google, una firma cuyo volumen de negocio es de los más importantes dentro del sector, sólo ha pagado en España 33.000 euros gracias a un agujero legal que permite trasladar sus beneficios a Irlanda, donde el tipo efectivo del Impuesto de Sociedades es mucho más reducido, y transferirlo de nuevo hacia el paraíso fiscal de Bermudas. Y lo mismo ha ocurrido en otros países europeos, como el Reino Unido, donde se han puesto en marcha campañas para que firmas como Amazon o Google paguen las cantidades que les corresponden.

Y, por último, no es extraño encontrar a firmas tecnológicas entre las que vulneran la ley y ganan dinero con ello. Según The Guardian, la NSA pagó millones de dólares a Yahoo, Google, Microsoft y Facebook por gastos vinculados al espionaje de sus propios usuarios.

¿Innovación o regresión?
Estas empresas sin competencia, que pueden evadir impuestos y que cobran dinero de los estados por realizar prácticas dudosas, se parecen mucho más a las grandes firmas de finales del XIX que a las del XXI.

Las empresas de la innovación lo son también de la excepción, y aprovechan argumentos, discursos y agujeros legales que les permiten funcionar con condiciones distintas a las del resto. 

Cuando la ley no funciona igual para todos, siempre hay jugadores que salen beneficiados.

Eso es lo que sostiene Jean-Baptiste Malet, un periodista francés que se infiltró durante varios meses en Amazon y contó la experiencia en un polémico libro que ve hoy la luz en nuestro país. En los dominios de Amazon (Trama Editorial) generó gran debate en su edición francesa, ya que no sólo planteaba las ventajas competitivas con que la empresa americana contaba respecto de las librerías francesas, sino que hablaba de un sistema de gestión de personal ligado con procesos que parecían haberse perdido en la noche de los tiempos.

Las prácticas típicas del taylorismo se han visto incrementadas con la utilización de nuevos medios que permiten seguir la productividad de los empleados al segundo y, por lo tanto, controlar sus ritmos, pausas e intensidades.

Amazon exige que la productividad de sus trabajadores vaya en constante aumento, algo que no es legal, pero tampoco posible

El mundo en el almacén logístico de Amazon, cuya extensión es semejante a la de cinco campos de fútbol, se divide en pickers y packers, los que cogen los productos de las estanterías y los que hacen los paquetes.

Los primeros tienen jornadas laborales en las que recorren cada noche (el turno en el que fue contratado Malet) más de 20 kilómetros diarios.

Los segundos empaquetan, por lo que pasan muchas horas de pie, realizando tareas repetitivas con ritmos de trabajo completamente pautados. El asunto central de ese panóptico llevado al extremo no es sólo una cuestión de medición y vigilancia continua, sino la utilización de esos mecanismos para forzar al trabajador

Jeffrey Preston Bezos, dueño de Amazon, / Wikipedia
 Jeffrey Preston Bezos, dueño de Amazon, / Wikipedia

No se trata de optimizar los resultados y de conseguir que la tarea sea más eficiente, sino de llevar al empleado a sus límites. 

 Así, se les obliga a realizar un número de tareas determinado que deberá siempre ir a más. “Exigen que la productividad vaya en constante aumento”, asegura Malet, lo cual no es legal, pero tampoco posible.

Sin embargo, eso no es ningún problema para la firma, ya que “los pickers son mujeres y hombres que cuestan menos y son más eficaces que los robots. 

Con ellos no hace falta ningún cuidado técnico porque en su mayoría son temporeros.  
La dirección de Amazon puede reemplazarlos fácilmente cuando están agotados o no cumplen su tarea, yendo simplemente a buscar otros en el inmenso ejército de reserva que constituyen los desempleados”.
Un trabajador de amazon clasifica envíos en la sede de graben, suiza (reuters)Un trabajador de amazon clasifica envíos en la sede de graben, suiza (reuters)

No habrá paz para los pickers
Hay un montón de detalles que señalan hasta qué punto el ahorro de tiempo lleva a situaciones extenuantes: para aumentar la productividad,  
no permiten que los trabajadores hablen entre ellos durante el tiempo de trabajo, las tareas han de realizarse lo más rápido posible y cada vez que hay un descanso, han de regresar a su puesto exactamente 20 minutos después del momento en que se paró. Cada noche los trabajadores tienen derecho a dos descansos.
Uno de ellos es remunerado por Amazon. El otro corre a cargo del trabajador.

Las parejas que se han conocido fuera de Amazon no sobreviven cuando uno de los dos comienza a trabajar en la empresa 

Además, la máquina de fichar no está colocada a la entrada del almacén, sino en el puesto de trabajo.

De modo que el tiempo que se tarda en llegar desde los tornos de entrada y salida hasta el puesto efectivo corre también de cuenta del trabajador.

 Es un recorrido que se efectúa seis veces al día, ya que cada vez que quieren descansar tienen que pasar por los tornos. En distancias tan grandes como las del almacén, un recorrido mínimo de un par de minutos conlleva doce minutos al día de ahorro para la empresa.
Esta obsesión por reducir costes es llevada al límite en detalles tan peculiares como el uso de la calefacción. La primera huelga en el almacén Amazon francés, impulsada por la CGT, fue causada por la falta de calefacción en unas instalaciones que tenían una temperatura permanente de 15 grados.  

El circuito calefactor funcionaba a la perfección pero los directivos no lo ponían en marcha para no gastar.

Ese contexto lleva a una sociabilidad peculiar. Como le contaban los compañeros “amazonenses” al periodista francés, las parejas que se han conocido fuera de Amazon no sobreviven cuando uno de los dos comienza a trabajar en la empresa.  

Horarios incompatibles y un cansancio permanente provocan que la vida en común se empobrezca y que la social desaparezca. A cambio se pasa más tiempo alrededor de la compañía, que proporciona ocasionales actividades gratuitas para el ocio, y donde la gente puede socializar con personas de su mismo medio social y forjar nuevos lazos afectivos que suelen consolidarse gracias al chismorreo.

Como explica Malet, cuando tu vida está confinada por jornadas de trabajo que te dejan agotado, y que apenas te dejan tiempo para nada más, tu existencia se torna altamente insatisfactoria y surgen comportamientos regresivos de toda clase (también en lo alimenticio, con el consumo de muchos más productos industriales con exceso de azúcar).

Por eso la dirección pone en marcha actividades que provoquen dosis de alegría artificiales que influyan en el humor y la emotividad. Son técnicas científicamente estudiadas por los psicólogos y a través de las cuales Amazon trata de desactivar ese descontento que sabe que existe.

Son prácticas que no se limitan a Francia. El periodista Spencer Soper denunció una situación similar en el almacén Amazon de Lehigh Valley, entre Pennsylvania y Nueva Jersey y un documental de la cadena alemana ARD descubrió “las condiciones de trabajo de los temporeros extranjeros, especialmente españoles, empleados por Amazon.

Largas esperas bajo la nieve antes de ser transportados en autobuses llenos de gente, promiscuidad en las condiciones de alojamiento en los bungalós de una ciudad de vacaciones que permanece vacía durante la temporada baja, despidos brutales y sin motivo alguno de los temporeros, salarios más bajos que los prometidos durante la oferta de empleo, vigilancia a cargo de violentos agentes de seguridad de una empresa subcontratada, registros arbitrarios y con violencia de habitaciones, registros sistemáticos del personal…”.

Los gobiernos no hacen más que regar con dinero público procesos económicos que destruyen mucho más empleos de los que crean

Pero todas estas denuncias no han servido para que los poderes públicos hayan investigado qué ocurre dentro de los muros Amazon.
Más al contrario, el trato institucional que reciben es mucho más que correcto. Las autoridades suelen alegrarse de la apertura de nuevas instalaciones Amazon en su territorio, en tanto contribuyen a generar puestos de trabajo y les conceden generosas subvenciones para que lo hagan.

Pero con estas acciones, no hacen más que regar con dinero público procesos económicos que destruyen muchos más empleos de los que crean.  
El desarrollo de Amazon implica el cierre de muchas librerías, cuyos trabajadores superan con mucho el número de contratados de la compañía estadounidense.
Y además, con la concesión de estas subvenciones otorgadas a una multinacional en plena forma financiera, los políticos no hacen más que falsear la libre competencia.

Sin embargo, todo este cúmulo de ventajas, irregularidades y acciones que bordean lo legal tienen difícil denuncia. En gran parte, por la ley del silencio que reina en la compañía gracias a peculiares disposiciones reglamentarias. El periodista francés contactó con varios sindicalistas que trabajaban en la firma para que le contasen su realidad cotidiana.

Después de varias tentativas, le contestaron citándole para diversas entrevistas en lugares peculiares, como el parking de un centro comercial. Nunca aparecieron.

Después, Mallet descubrió que el anexo 7 del Reglamento interno amenazaba con serios perjuicios legales a los empleados que contasen información interna, vital o no, gracias a disposiciones como la siguiente, que reproduce en el libro:
Amazon es una sociedad cotizada en bolsa, en el US Stock Exchange, y tiene la obligación legal de prevenir cualquier delito de información privilegiada de proteger los bienes de la sociedad.
La divulgación de informaciones puede afectar negativamente y de manera perjudicial las actividades y el valor de Amazon y puede conllevar responsabilidad criminal”.

¿Por qué es tan barato un libro en Amazon?
La situación en Europa se divide básicamente entre dos tipos de países. Los países donde hay una ley fija, un precio único del libro en los que el editor lo marca y ningún vendedor, grande o pequeño, puede bajarlo. Y, por otro lado, están los países donde el libro no está sujeto al precio único.

Eso significa, por ejemplo, que un libro de éxito puede ser vendido con pérdidas, como un “producto reclamo”, para un comerciante o un supermercado, con la finalidad de atraer clientes. Estas políticas agresivas perjudican a la economía del libro, ya que aun siendo una mercancía comercialmente hablando, no lo es humanamente hablando.

No parece que a Amazon esta Ley le moleste mucho para actuar.
En todos los países donde Amazon se ha implantado, poco importa que se trate de países con precio único del libro o no, Amazon lleva una política muy agresiva con la finalidad de “canibalizar” la economía.
En Francia, por ejemplo, Amazon prefiere perder dinero enviando gratuitamente libros de 3, 4 o 5 euros, ya que sabe que es una parte del mercado ganado, que las librerías de proximidad no volverán a tener.

 Amazon pierde dinero voluntariamente para destruir el tejido de las librerías físicas. Es una apuesta y Amazon toma cada día más ventaja en todo el mundo: destruir las librerías físicas, grandes y pequeñas, para ser el único vendedor de libros. Yo insisto sobre “vendedor de libros” pues Amazon no es una librería.


¿Y qué es una librería para esta empresa?El Presidente Director General de Amazon, el señor Bezos, considera que la librería, en el futuro, será simplemente un lugar donde se podrá comer una buena galleta y beber una taza de té.
En cuanto a los periódicos en papel, considera que se convertirá en un mero producto de lujo. Su estrategia opera en varios tiempos.
Primero, acabar con las librerías y los editores que editan en papel. 
A continuación vender de forma masiva lectores electrónicos para ocupar un puesto de monopolio en la economía. 
Asegurándose de esta manera beneficios colosales.

No parece que esa lectura sea la que cala entre sus clientes.
Es importante que los ciudadanos europeos estén al tanto de estas cuestiones, a riesgo de ver la herencia cultural europea, el origen de las ideas de las Luces, llegar a ser un simple espacio comercial donde el libro se verá reducido a la más nociva de las tendencias: su mercantilización. No se debe confundir comercialización del libro y mercantilización. El problema es amplio y así lo abordo en mi obra.

Se acusa a los libreros no haberse adaptado a los nuevos tiempos, ¿cree que se puede resumir de esta manera la situación de la competencia?
Este es el argumento de Amazon y de los defensores de la venta en línea. Amazon no propone nada más que un servicio de venta rápida de lo que el consumidor le demanda.

En realidad, si se mira más de cerca, es Amazon quien es anticuado, zafio, y no se adapta al necesario progreso humano: una librería no es un simple comercio, es un lugar de convivencia y de humanidad que permite el encuentro, expresarse y descubrir. Es una avanzadilla en el espacio del saber y del trabajo intelectual. La librería es un lugar valioso, diferente, en nuestra sociedad. Ningún intelectual, ningún artista digno de este nombre, podría imaginar un mundo sin librerías.
Lo que muestro en mi libro, es que comprar en Amazon no es solamente una elección de consumo. Es una elección de sociedad.

¿Tienen los libreros alguna oportunidad de ganar esta batalla?
La oportunidad de las librerías de ganar la batalla pasa, en primer lugar, por la unión, además de hacer comprensible a la ciudadanía, que el problema no es sólo de las librerías, sino que es una amenaza para las sociedades democráticas, que se trata de un peligro más grande que el simple cierre de pequeños establecimientos.
Esto pasa por el respeto a la ley.
Por la toma de conciencia política, que supera las discrepancias derecha-izquierda, de todos los ciudadanos. De lo contrario, Amazon será una multinacional que cambiará la sociedad sin que los ciudadanos se enteren realmente. Es por ello por lo que he escrito el libro. Para que podamos reaccionar antes de que sea demasiado tarde.


Imponer al mundo del libro una rentabilidad que satisfaga sólo el aspecto financiero es desconocer absolutamente la realidad y los complejos procesos que permiten a una economía muy específica vivir de buenos libros
¿Podríamos llegar a pensar que el modelo de negocio de Amazon puede influir en la creación literaria? ¿De qué manera?Puede influir en la creación literaria acentuando el fenómeno de la mercantilización del libro. Amazon sólo valora los libros en función del ranking de ventas y con este único argumento no puede, evidentemente, influir positivamente en la creación literaria.

La evidencia es que son precisamente aquellos que se escapan de la lógica financiera, promoviendo la calidad editorial, los que mejor resisten frente a Amazon.

¿Tiene la receta de la supervivencia para las librerías?
Es necesario aceptar que el ratio de rentabilidad de una librería o de una editorial será pequeño, entre el 1% y 2% anual. Querer imponer al mundo del libro un ratio de rentabilidad que satisfaga sólo el aspecto financiero, es desconocer absolutamente la realidad y los complejos procesos que permiten a una economía muy específica vivir de buenos libros.

No aquellos que nos animan, nos divierten y nos hacen disfrutar, escritos por egos ofendidos y seres insípidos que buscan simplemente atraer la atención hacia ellos. Hablo de esos buenos libros, de literatura o de ciencias humanas, que nos sacan de nuestra cotidianidad, que amplían el campo de visión de nuestras vidas, que nos ofrecen perspectivas inteligentes y de comprensión del mundo.

En su libro incide en la explotación de los trabajadores, ¿qué ha hecho Amazon por la protección de los derechos laborales?
En cualquier parte del mundo donde Amazon se ha implantado, en cualquier lugar donde Amazon gestione sus actividades logísticas convirtiéndole en el número uno de la venta en línea, Amazon adopta la misma estrategia, la misma ideología, las mismas reglas, los mismos procesos con muy raras excepciones culturales.
Mi experiencia como trabajador infiltrado en Amazon y los numerosos testimonios que he podido recoger tanto de los trabajadores como de los ‘cuadros’ de la empresa apuntan en la misma dirección: Amazon no respeta la legislación concerniente al derecho laboral.

¿A qué tipo de infracciones se refiere?
Las infracciones son numerosas y ese ha sido el motivo del libro. Más allá de las presiones psicológicas, los trabajadores no tienen, por ejemplo, una cadencia establecida: no se les exige que mantengan una tasa de productividad exacta.
Es aún peor: se les pide ir cada día más rápido que el anterior.
Los trabajadores son puestos en una continua situación de competencia unos con otros. Son animados a denunciarse mutuamente si, por ejemplo, algunos hablan en el lugar de trabajo.

Es un trabajo sin descanso, pero no es simplemente una situación laboral angustiosa, es una nueva situación laboral que no existía en el siglo XX, donde la ideología y el paternalismo jugaban un gran papel.

Pero con el apoyo de las nuevas tecnologías.
La informatización y las máquinas, como el escáner, marcan el camino de los trabajadores. Porque Amazon considera que todo trabajador es un ladrón potencial, los trabajadores son cacheados cada vez que entran o salen del almacén, pudiendo llegar a suponer una pérdida de hasta 40 minutos por semana, que no son remunerados.
En los EEUU los trabajadores acaban de presentar quejas sobre este tema.

Recuerdo los autobuses partiendo de varias plazas españolas, camino de naves de Amazon en el extranjero, cargados de trabajadores. ¿Por qué le gusta a Amazon tanto la mano de obra española?

Para responder a su pregunta sobre los trabajadores españoles en Amazon, debo decirle que he encontrado algunos en Alemania. Ellos no están allí por gusto, sino por necesidad económica.
Mujeres y hombres españoles, a veces con amplia titulación, golpeados por la crisis económica, se ven obligados a realizar trabajos penosos a cientos de kilómetros de su familia. Están alojados en condiciones indignas, que me recuerdan al siglo xix. Es la otra cara, la cara oculta de la “revolución digital” y del lado “cool” de Amazon.


Considera que las leyes y la soberanía popular son un obstáculo a sus beneficios. Es por ello que Amazon practica masivamente la evasión fiscal
Eso no lo ven sus clientes.

Amazon es una empresa que para conseguir beneficios colosales, trata a su mano de obra como si se tratara de vulgares robots sumisos hasta el infinito.

Y cuando el robot se rompe, se le sustituye por otro parado. Ningún trabajador de Amazon puede tener una larga trayectoria en la empresa ya que el trabajo es tan rápido y pesado que la media de edad nunca va más allá de los 25-35 años.

Hay algo que pasa por natural: ¿Cómo es posible que se le permita no pagar impuestos en el país en el que interviene?

Amazon utiliza una ingeniería fiscal muy compleja para evadir impuestos en los países europeos.

Considera que las leyes y la soberanía popular son un obstáculo a sus beneficios. Es por ello que Amazon practica masivamente la evasión fiscal. En Francia, debe 200 millones de euros al fisco. Cuando se compra desde Europa un libro en Amazon, el dinero va directamente a Luxemburgo. Un complejo sistema de filiales entra en ese momento en juego. Sólo una pequeña filial con una cifra de negocio ridícula manipula y envía los libros desde los diferentes países.
Los estados sólo pueden imponer impuestos a esa pequeña filial ridícula. Y las multinacionales como Amazon pueden así, en complicidad con las políticas liberales europeas, robar a los ciudadanos europeos y exigirles el pago de la deuda pública que permite financiar, por ejemplo, las infraestructuras y el sistema educativo formante de la mano de obra que Amazon explota.

Dibuja un panorama dramático. ¿Por qué temen las librerías a Amazon?

Porque es un adversario económico que no respeta las leyes fiscales, que no debe pagar altos alquileres en el centro de las ciudades, que explota a una mano de obra poco formada en las temibles “fábricas en venta”. Para el mismo volumen de libros vendidos, estudios muy serios muestran que para vender el mismo volumen, Amazon contrata 18 veces menos de mano de obra que una librería tradicional de proximidad.

Esto quiere decir que cuando contrata un trabajador, fabrica diecisiete parados.

¿La empresa actúa igual en Europa y en EEUU?
La lógica es válida tanto en Europa como en América del Norte. Las librerías americanas han cifrado recientemente la destrucción de empleos libreros a causa de Amazon solamente en el año 2012 en 42.000. Esto es inimaginable. Podríamos, de aquí a unos diez años, asistir a la desaparición de numerosas librerías, e, indirectamente, de importantes editoriales que no pueden existir sin una tupida red de librerías.


Trabajar con Amazon significa, tarde o temprano, ser comido por esta multinacional que se mofa totalmente de la cultura y del saber. Sólo le interesa exclusivamente el dinero.
¿Por qué Francia y España favorecen la instalación de Amazon con dinero público? ¿Por qué no deberían hacerlo?

Porque los políticos piensan únicamente a corto plazo. Siendo las tasas de paro muy elevadas, se sienten felices anunciando ‘la creación de empleo’, que como ya he dicho destruyen más empleos de los que crean. 
 El dinero público sirve para construir una sociedad y debe estar al servicio del pueblo. Ahora bien, el comportamiento de Amazon muestra que busca fundamentalmente evadir su dinero de los impuestos. Es por lo tanto irónico pensar que los políticos franceses puedan dar varios millones de euros a Amazon cuando el fisco le reclama 200 millones de euros. A eso no se le llama hacer política y defender los intereses del país, sino gestionar la propia carrera personal

¿Cómo ve que una importantísima institución dedicada al fomento a la lectura (La Casa del Lector) dedique una biblioteca al Kindle, bajo la excusa de “acercar la lectura digital a todos los públicos”?

Pienso que es un error creer todas las mentiras de la industria digital y los discursos proféticos contrarios al libro digital. Yo no soy un oponente o adversario del libro digital, ni incluso de la venta en línea por Internet. Para mí, todo eso son herramientas que deben estar al servicio de las personas y de la sociedad. Pero trabajar con Amazon significa, tarde o temprano, ser comido por esta multinacional que se mofa totalmente de la cultura y del saber. A Amazon le interesa exclusivamente el dinero.
¿Su trabajo periodístico podría haberlo publicado sin censura en un periódico o sólo el libro es libre para hablar de este tema?

En Francia, la mayor censura viene a menudo de los propios periodistas. Existen periódicos libres en los que habría sido posible firmar mi investigación. Pero no en todos. Algunos están demasiado ocupados en idolatrar a Steve Jobs o Jeff Bezos, pensando que estos campeones de la economía digital representan ‘el progreso’.

Para mí, la mejor herramienta de reflexión y de inteligencia, el mejor soporte para una investigación, el que ofrece más posibilidades y complejidad, es, sin duda, el libro.

Y un libro combativo.
Mientras que yo sea físicamente capaz de escribir, escribiré libros con la finalidad de construir contrapoder, con el fin de detener al poder en lo referente a las investigaciones.
Pero, en un contexto más amplio, con el fin de crear obras que movilicen mucha energía y que movilicen preocupaciones éticas, morales y estéticas. Elementos inestimables acerca de los cuales debemos ser intransigentes a riesgo de todas las cosas nos sean confiscadas.
--
 Por Pascual Serrano / Periodista y escritor.

La compañía de venta de libros por Internet Amazon no deja de protagonizar la actualidad informativa. Duras críticas de algunos Gobiernos como el francés, acusaciones de competencia desleal y evasión fiscal por parte de libreros y otras empresas del sector, denuncias de explotación laboral, anuncio de que su principal accionista y fundador compra The Washington Post…

El pasado mes de junio todos los medios recogían el conflicto del Gobierno francés con la multinacional tras las declaraciones de la ministra francesa Aurélie Filipetti, que acusaba a la empresa de prácticas comerciales restrictivas sobre la libre competencia:
“Hoy todo el mundo está harto de Amazon, una compañía que, por su práctica de dumping, tira abajo los precios con el fin de penetrar en los mercados para después, una vez en una posición de cuasimonopolio, hacer que los precios vuelvan a subir”.

En realidad los descuentos de Amazon apenas son del 5% y la gratuidad de los gastos de envío, pero el carácter controvertido de la multinacional es mucho más que esto. Por ejemplo tener su sede en Luxemburgo ha levantado las iras de los libreros europeos y muchos Gobiernos que observan cómo, sin violar la legalidad, la empresa logra evitar gran cantidad de impuestos. De ahí que la ministra francesa extendiera sus críticas un mes más tarde en declaraciones al diario Républicain Lorrain exigiendo que pagara sus impuestos a Francia. Según explicó, la facturación que realiza al territorio francés no coincide con los impuestos que debe pagar.

El truco fiscal

Es en el Reino Unido donde más evidente ha resultado su burla fiscal. Allí los clientes británicos compran libros en la web británica de Amazon, reciben el producto que ha sido guardado en una almacén situado en el Reino Unido, junto a una factura emitida en el Reino Unido, y al final la compañía paga el impuesto de sociedades sobre esas ventas en Luxemburgo.

Según su memoria oficial publicada el pasado 15 de mayo, Amazon recaudó en 2012 en el Reino Unido 5.000 millones de euros y pagó en impuestos 2,8 millones. Además, recibió 4 millones de euros en subvenciones del Gobierno británico. Ya en noviembre de 2012 una comisión parlamentaria británica difundió que la empresa disfrutó de ventas en 2011 por valor de 3.350 millones de libras (unos 4.100 millones de euros). En los últimos tres años, la cifra de facturación superó los 7.000 millones, pero los impuestos de sociedades abonados fueron solo de 2,3 millones de libras. Se suponía que las cifras conocidas eran confidenciales, o al menos esa era la intención de Amazon al entregarlas a la comisión parlamentaria tras recibir esa petición de información, pero los políticos británicos -los mismos que aprueban las legislaciones que permiten que esa actuación sea legal- terminaron tan indignados que las difundieron.

Aunque Amazon.com.uk ingresa miles de millones en diferentes países, todo se factura a través de su filial establecida en Luxemburgo, Amazon EU Sarl, de modo que, a efectos de impuestos, las sedes europeas se consideran proveedores de servicios de la sede de Luxemburgo. Lo paradójico es que en Luxemburgo trabajan cerca de 500 personas y solo en el Reino Unido 4.191.

En España sucede algo similar. Pese al éxito de su lanzamiento comercial, la filial de Amazon declaró en 2012 pérdidas contables de 54.329,8 euros, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Amazon Spain Fulfillment se constituyó con el nombre de Amazon.com Spain en 1998, pero permaneció casi sin actividad hasta finales de 2011, cuando el gigante del comercio electrónico lanzó su sitio para el mercado español. Ese año facturó 314.417 euros y abrió el primer centro logístico en mayo de 2012, si bien sus ventas en España serían mucho mayores puesto que muchas se realizan a filiales en otros países. Las cuentas de 2012 recién depositadas son las primeras de un ejercicio completo de actividad normal: la cifra de negocios declarada por la empresa ha pasado a ser de 10,59 millones de euros.

En España se repite el comportamiento de Amazon en otros países europeos, se utiliza a la filial española como simple intermediaria encargada de llevar a cabo la distribución, por lo que, pese a obtener importantes ingresos aquí, no tiene que pagar al fisco porque prácticamente toda la facturación se realiza desde Luxemburgo. Según la memoria de las cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil, la actividad de Amazon en nuestro país consiste en “prestar servicios de soporte corporativo, fundamentalmente a empresas del grupo”. De esta forma la empresa se considera “entidad de reducida dimensión”, tributa al 25% sobre los primeros 300.000 euros y al tipo general sobre el resto. Además, al tratarse de una empresa pequeña, no está obligada a auditar sus cuentas ni a elaborar informe de gestión.

El portal financiero Eleconomista.es ya denunciaba en noviembre del pasado año que en los tres años anteriores Amazon no había pagado impuestos, es más, tuvo incluso una pequeña devolución por parte de Hacienda. Según fuentes próximas a la Agencia Tributaria citadas por Eleconomista.es, el fisco investigaba el pasado año cuáles son sus ingresos reales en nuestro país y por qué puede vender productos culturales, como los e-books, o libros electrónicos, a un tipo de IVA del 3%, cuando en España es del 21%. La clave está en que al facturar desde Luxemburgo, donde el IVA de los libros electrónicos es del 3%, consigue ahorrarse un 18%. De esta forma, se queda sin rival en el mercado español. Varios gremios y empresas anunciaron una demanda contra Amazon por violar leyes como la que regula el precio fijo de los libros.

En principio, según las fuentes consultadas por Eleconomista.es, Amazon España sí que estaría pagando el IVA que le corresponde en otros productos, como los libros de papel, los DVD o los CD de música.

La opacidad de la multinacional es total. Sus responsables en España nunca se han pronunciado sobre las cifras de negocio. La agencia de comunicación que trabaja para Amazon rebotó, probablemente sin querer, un mensaje electrónico interno en respuesta a la petición de información de la revista La Marea. Decía literalmente: “Hola equipo, hemos recibido esta request: Dado lo sensible del tema y la relevancia del medio, de momento no contestéis nada. Cuando nos vuelva a insistir, ganamos tiempo. Mantenedme al tanto por favor y monitorizar el medio. Gracias”.

Cualquiera que entre en el portal de Amazon descubrirá también otra cosa curiosa: la venta de libros procedentes de otras librerías. El sistema consiste en que, al llegar a un país, Amazon elige a las mejores librerías existentes en cada lugar y les ofrece un contrato de colaboración, en el que se fijan las exigencias de calidad, rapidez de la entrega y condiciones económicas. El acuerdo reparte los papeles: la multinacional capta los pedidos en la red, los cobra por medio de tarjeta de pago electrónica y las librerías ponen a su disposición todos los libros de papel existentes en sus almacenes, se encargan de hacer los paquetes y los envíos correspondientes.

Al cabo de varias semanas reciben una liquidación de Amazon por la que devuelven el importe facturado menos el 15% del total (juega unas semanas con la rentabilidad del dinero ajeno). Las librerías, además, han de pagar una cuota al mes y reciben una liquidación por los gastos que les acarrean los envíos a los libreros. Se trata de un gran negocio para Amazon: no invierte nada, no mantiene estocaje alguno, no tiene que manejar la entrada y salida de los libros, no se mancha las manos. Con una simple estructura informática centralizada que maneja la gestión, y con la promoción de la marca Amazon, tiene a su disposición toda la infraestructura librera.

Centro logístico de Amazon en Werne, Alemania. Foto / Dirk Vordestrasse.

Explotación laboral
La otra polémica en torno a Amazon son las condiciones laborales. El detonante fue un documental sobre la central de empaquetamiento de envíos en la ciudad de Bad Hersfeld, en Alemania, emitido el pasado 13 de febrero por la cadena pública de ese país ARD. Una de las protagonistas es una española y profesora de arte en paro que dejó en España a sus tres hijos y a su marido para trabajar durante tres meses para la campaña navideña de Amazon. Como ella, otros 10.000 trabajadores europeos fueron reclutados por la red de empleo EURES. Los empleados son alojados en unos bungalows aislados de la ciudad desde donde les llevaban y devolvían en autobuses a la fábrica. Deben limpiar ellos mismos los bungalows, donde cinco personas comparten habitación para dormir, y les desplazan a la fábrica antes de que comience su turno por lo que deben esperar para trabajar; la española afirma dormir solo cuatro horas al día y quedarse dormida mientras espera su turno. Tanto la comida fría que les sirven como el autobús les son descontados del sueldo. Hasta 15 kilómetros anda cada trabajador en cada turno por los pasillos del almacén preparando paquetes.

Una de las informaciones más impactantes del reportaje es que una empresa de seguridad se encargaba de vigilar a los trabajadores, incluso dentro de las habitaciones, en las que entraban sin permiso y llevaban a cabo registros para documentar “destrozos o robos en el mobiliario del hostal”, según declaró la empresa al periódico Junge Welt. Al parecer, según se muestra en el documental y ha publicado también The New York Times, dicha empresa tendría vínculos con grupos neonazis. El nombre de la compañía es H.E.S.S. en presumible relación con Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler. Al parecer no es casualidad ya que muchos de los guardias tenían la cabeza rapada y vestían uniformes de una marca popular entre la extrema derecha. Llegaron incluso a amenazar a los reporteros de ARD. Amazon pidió disculpas y rompió el contrato con la subcontrata.

De visita en varios almacenes de Amazon en Alemania, los periodistas comprueban el modelo laboral: en uno de ellos trabajan 3.300 trabajadores, de los cuales tan solo 200 están fijos. En Ausburgo son 5.000 y solamente un millar está contratado por la empresa, el resto son trabajadores temporales, tanto alemanes como extranjeros. El prestigioso periodista y escritor alemán Günter Wallraff, conocido por sus investigaciones e infiltraciones en empresas explotadoras, entrevistó a numeroso empleados y llegó calificar de “condiciones brutales” su situación laboral.

Tras la emisión del documental el sindicato alemán Verdi convocó una huelga en Amazon Alemania, para reclamar un convenio colectivo que recogiera mejoras en el sueldo base y aumento de suplementos por nocturnidad. En votación entre los trabajadores, el 97% de los miembros del sindicato manifestó su apoyo a la huelga.

El documental alemán no es la única investigación periodística que se ha realizado sobre las condiciones laborales de Amazon. El periodista Jean-Baptiste Malet logró ser contratado e infiltrarse en uno de los depósitos de la multinacional en Montelimar, sudeste de Francia. Con toda la información publicó el libro En Amazonie, infiltré dans le meilleur des mondes (“En Amazonía, infiltrado en el mejor de los mundos”), editado por Fayard y, curiosamente, disponible en Amazon.

Malet comenzó solicitando una entrevista con los responsables de Amazon France, pero frente al rechazo pronto se dio cuenta de que “para poder descubrir qué hay del otro lado del monitor” debía “infiltrarse”. “Descubrí que los empleados no tenían derecho a expresarse sobre las condiciones de su trabajo, ni en los medios ni con la familia, a pesar de las reglas vigentes en el código de trabajo.

La compañía limita toda forma de comunicación”, explicó. Malet fue contratado en el depósito de Montelimar, un hangar de 36.000 metros cuadrados, como “picker”, es decir el obrero que recorre a pie entre 20 y 25 kilómetros cada día para ir a buscar los productos (libros, discos y cualquier otro objeto vendido en Amazon), cargarlos en los carritos y llevarlos a los “packers” o embaladores. Hacía turnos nocturnos, de las 21.30 horas a las 4.50, y cada uno de sus gestos estaba extremadamente codificado: desde el modo de manipular los carritos (la marcha atrás está prohibida) hasta cómo apilar los artículos (por dimensiones, con el código de barras hacia abajo y otros requerimientos).

Como todos los empleados, usaba un “policía electrónico”, un escáner con sistema de GPS que controla en tiempo real los traslados, la velocidad de los gestos y eventuales tiempos de pausa. Un informe final de productividad le era entregado al final de cada turno. Los “picker modelo” -explicó- deben tener un ritmo de 130 artículos por hora, realmente muy alto, considerando que al principio no se consigue cargar más de 50 objetos. La consecuencia son dolores de espalda, cuello, muñecas y piernas. Pero si no se logran los objetivos hay sanciones, y solo los empleados más productivos pueden aspirar a un contrato por tiempo indefinido.

Otro abuso es la temporalidad. Stever Barker es uno de los trabajadores de Amazon que terminó en el paro al finalizar el tiempo establecido en su contrato. En una carta abierta al propietario de Amazon, Jeff Bezos detalla su experiencia en la empresa. Barker es uno de los empleados que firmaba un contrato temporal de once meses, con el que la empresa se ahorraba diversos gastos como seguros médicos y evitaba tener que contratarles de forma definitiva. Lo que indignó a Barker es que ese es el tipo de contrato más habitual, de modo que deben estar constantemente formando empleados que saben que se irán a los once meses y no pueden entusiasmarse ni comprometerse con el trabajo.

Jeff Bezos, fundador de Amazon.

Jeff Bezos funda Amazon en 1994 y ésta comienza su actividad como librería online en julio de 1995. El 15 de mayo de 1997 Amazon.com sale a Bolsa (Nasdaq) como Amazon.com, Inc., una compañía estadounidense de comercio electrónico y servicios de cloud computing a todos los niveles con sede en Seattle, Estado de Washington.

En 2002 logra un beneficio de 3.900 millones de dólares, 5.300 millones en 2003, 6.900 millones en 2004, 8.500 millones en 2005 y 10.700 millones en 2006. La revista Time Magazine calificó a Bezos como la persona del año en 1999.

Amazon ha absorbido numerosas empresas: Audible (una empresa de audiolibros), BookSurge (dedicada a los libros de baja demanda), Mobipocket (la cual crea e-books y dispositivos para libros electrónicos) o Fabric.com (una empresa de costura). Además, ha lanzado sus propios productos como el Amazon Kindle, el cual sirve para leer libros electrónicos.

Ha establecido sitios web específicos para Canadá, el Reino Unido, Alemania, Austria, Francia, China, Japón, Italia y España para poder ofrecer los productos de esos países. En la empresa trabajan 88.400 personas en todo el mundo, cuando hace cinco años apenas superaba los 17.000 trabajadores.

La fortuna del fundador y consejero delegado de Amazon, estimada en 25.200 millones de dólares, se encuentra entre las 20 primeras en el ránking de multimillonarios de Forbes. De cuarenta y nueve años de edad, Jeff Bezos es original de Albuquerque (Nuevo México) y una rama familiar es del pueblo vallisoletano de Villafrechós, que visitó de incógnito en 2006.

El pasado ejercicio, la sociedad cerró con ventas por valor de 61.000 millones de dólares. La compañía tiene una capitalización de 136.050 millones de dólares. Vale un 30% más que hace un año y la apreciación fue del 500% desde la crisis.

El pasado mes de agosto saltó a las primeras páginas de la prensa la noticia de que Jeff Bezos compraba el periódico The Washington Post por 300 millones de dólares.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 28, SEPTIEMBRE DE2013.
Esta entrada se publicó en Afondando, Destacado y está etiquetada como Amazon, Jeff Bezos. Guardar el permalink.


- See more at: http://www.atlanticaxxii.com/1993/amazon-no-solo-libros#sthash.c65zQQZd.dpuf


-----

'En los dominios de Amazon'
Jean-Baptiste Malet
TEXTO:
Para cubrir el incremento de actividad cuando se acercan las fiestas navideñas, Amazon contrata a miles de trabajadores temporeros. Por primera vez en Francia, un periodista decide infiltrarse en un almacén logístico de la multinacional, integrándose en uno de sus equipos de noche: «Los internautas que hacen clic en la página web de Amazon para comprar libros, pero también recambios para el coche o ropa interior, deben saber que detrás de las pantallas de sus ordenadores hay miles de trabajadores sometidos a ritmos de trabajo insostenibles en un ambiente casi carcelario» (Jean-Baptiste Malet)

«Una investigación rebosante de detalles inéditos sobre la condición de estos nuevos proletarios, cuyos empleos creamos todos a golpe de clic» Le Nouvel Observateur

«Amazon: lo contrario a diversión» Le Monde

«Este libro describe un universo increíble de acentos totalitarios... que parecen remitirnos al siglo XIX» Libération

«¿Qué hay al otro lado de la atractiva página de bienvenida...?» Le Monde diplomatique

«La cara oculta del bonito cuento de hadas de la sociedad desmaterializada» Les Echos

I

En medio de un inmenso campo de hormigón lleno de señales deterioradas y de carteles publicitarios, cuatro neumáticos mojados se deslizan sobre la carretera de una zona industrial. El reflejo de una más de tantas glorietas aparece en el espejo retrovisor antes de irse reduciendo hasta desaparecer.Hacia adelante, entre el barrido de los limpiaparabrisas, se hace visible una forma grisácea. Bajo el diluvio, la dirección se anuncia en un cartel de hierro que chorrea:
amazon fr.
logística
El automóvil se sigue deslizando lentamente a lo largo de la valla que rodea un inmenso edificio de chapa, en el que se abren docenas de muelles de descarga para transportes pesados. En el estacionamiento, al otro lado del recinto, los numerosos vehículos de los trabajadores están perfectamente alineados y aparcados con el motor hacia atrás. No quiero quebrantar las reglas; apago el motor y salgo corriendo bajo una tromba de agua en dirección al lugar en el que los servicios de prensa de la multinacional estadounidense prohíben la visita de los periodistas. Subo por una corta escalera metálica y empujo una de las dos puertas de entrada....

27 noviembre 2013

La gran mentira de la sanidad privada en 8 gráficos

“El mercado es más eficiente que el Estado gestionando la sanidad”
Desde que comenzó la crisis escucho cada vez más este argumento.
Podríamos abrir un debate filosófico al respecto.
Pero en realidad no hace falta: hay datos.

Entre los países ricos existen dos grandes grupos en cuanto a cobertura sanitaria: EEUU y el resto. La diferencia entre estos dos “universos” puede observarse bien en este primer gráfico.

¿Qué porcentaje de la población tiene garantizada la protección sanitaria a través de un programa público?
porcentaje-cubierta-publico

Antes de continuar, hagamos algunos matices importantes. En EEUU hay ciertos programas públicos: Medicare, Medicaid, Veteran Health Administration, etc. (de ahí el 27% del gráfico anterior). En el “resto del mundo” las formas de gestión sanitaria no son exactamente iguales. En algunos países el Estado emplea directamente a los médicos (Reino Unido, España), en otros países la mayoría de las consultas son privadas pero el Estado paga las facturas (Francia) y también existe el “modelo suizo” donde la gestión se deja en manos privadas pero el Estado regula muy fuertemente a las compañías (ningún ciudadano puede quedarse sin seguro sanitario y las familias pobres tienen subsidios para pagarlo).

Si el mercado es más eficiente que el Estado gestionando la sanidad privada, entonces en EEUU la sanidad será muy barata y en el resto de países muy cara, ¿no?
Ocurre todo lo contrario, los estadounidenses son quienes más dinero se gastan en su sanidad (linea negra del gráfico)
gasto-sanitario

Bueno, quizás en EEUU la sanidad sea muy cara, pero los resultados serán mucho mejores que en el resto de los países, ¿no?
Todo lo contrario. EEUU tiene los peores índices sanitarios entre los países ricos. Veamos por ejemplo su mortalidad infantil.
mortalidad-infantil

¿Y la esperanza de vida?
esperanza

Otro ejemplo: amputaciones de extremidades inferiores por diabetes.
amputacion-diabetes

Entonces se gastarán tanto porque van mucho más al médico que el resto del mundo, ¿no?
Que no, que no.
visitas-medicas

Bueno, pero siendo tan caro, seguro que las listas de espera no existen, ¿verdad?
Error.
same-day-next-day-appointment
OECD, Health Care Data

En el país más rico y poderoso del planeta, más de un tercio de los enfermos no pueden seguir un tratamiento por problemas económicos.
enfermos-no-medicos-no-tratamiento
OECD Health Care Data

Cada vez que escucho que “el mercado libre el más eficiente que el Estado gestionando la sanidad” tengo una respuesta clara: mira los datos.

publico.es

20 noviembre 2013

COMIDA BASURA - controlada por 3 empresas y su marketing


No mucha gente se da cuenta de que la mayoría de los alimentos procesados en el mercado, ya sea en alimentos o cadenas de comida rápida, todos provienen de las pocas y mismas empresas.
http://www.delascosasdelcomer.com/wp-content/uploads/2016/04/portada_adictos-a-la-comida-basura_mar-vidal-aparicio_201602282027.jpg
Aun menos se dan cuenta que estas empresas son los actores principales en las organizaciones de élite que deciden sobre la salud, las políticas sociales y económicas en todo el mundo. Ahora veremos tres de las grandes empresas que alimentan al mundo, sus muchas marcas y las tácticas que efectuan para hacer que las personas anhelen sus productos.



Si uno fuera a estudiar cuidadosamente las etiquetas de los productos envasados en un supermercado promedio, uno probablemente se daría cuenta de que los nombres de una misma empresa aparecen repetidamente: Nestlé, Kraft, General Mills y algunos otros.
 nestlé_mosca roja
Muchas marcas que ofrecen comidas de "casa" o alimentos naturales y orgánicos no son más que filiales de estas mega-empresas en todo el mundo. La principal diferencia entre la marca principal y las filiales es el empaque y la publicidad, que son el objetivo para llegar a diferentes mercados. Con el fin de preservar la imagen cuidadosamente elaborada alrededor de un producto, las conexiones con la empresa matriz se han convenientemente ocultado. Imaginen un anuncio de agua embotellada que diga: "¡Bebe agua pura, clara, refrescante Aquafina, embotellada cuidadosamente desde las fuentes naturales en el Himalaya ... TRAIDA A USTEDES POR PEPSICO, FABRICANTE DE TACO BELL Y CHEETOS MIGHTY ZINGERS" Esto probablemente estropearía la imagen sana y natural que están tratando de crear para el producto.




Esa es la razón por la que el marketing y la marca son la parte más vital de la industria alimentaria. Cada producto debe vivir en su propio "mundo", separada de su empresa matriz y productos similares. La publicidad es tan poderosa que dos marcas similares de cereales, a partir de los mismos ingredientes básicos, pueden dirigirse a mercados completamente diferentes. Por ejemplo, son Special K y Rice Krispies tan diferentes?

Desde un punto de vista estrictamente racional, estos productos son casi idénticos en forma, sabor e ingredientes. Desde un el punto de vista irracional (de marketing) sin embargo, están en dos mundos diferentes. Los anuncios de Rice Krispies giran en torno a personajes de dibujos animados de colores y niños jugando los sábados por la mañana, mientras que Special K tiende a mostrar a mujeres en forma haciendo yoga. Las cajas de Arroz Krispies tienen juegos y juguetes de regalo, La caja de Special K dan acceso a un site llamado "desafío de pérdida de peso". Todo esto es humo y espejos, sin embargo, al final de la línea, si usted elige una u otra o casi cualquier otro cereal en la tienda de comestibles, usted está comiendo la misma cosa y su dinero termina en el mismo lugar.

La industria de alimentos procesados se puede considerar un verdadero monopolio. En conjunto, las tres principales empresas de alimentos, Nestlé, Kraft Foods y PepsiCo, logran una proporción dominante de las ventas globales de alimentos procesados. De hecho, estas tres empresas se utilizan a menudo como un ejemplo de la "Regla de tres" en las escuelas de negocios, ya que son un ejemplo de la vida real de como un mercado está siendo dominado por tres actores gigantescos. Su posición como proveedores de alimentos en todo el mundo ha hecho de estos conglomerados muy poderosos y están representados en la mayoría de las organizaciones de élite como es el Consejo de Relaciones Exteriores. Esto no sólo les permite ofrecer sus políticas preferidas en cuestiones de nutrición y salud en todo el mundo, sino también en temas económicos, políticos y sociales. Esta importancia también permite a estas compañías asegurar su dominio en el mercado continuo, a través de la formulación de políticas, el acceso a la información privilegiada y la intimidación de los posibles competidores. Si se considera objetivamente, el monopolio de las grandes empresas como éstas son una amenaza directa a las teorías de libre mercado.
Hoy, si una empresa de alimentos pequeña desea crear un producto nuevo y revolucionario, le resultaría difícil obtener una distribución sin tener que renunciar sus derechos a uno de estos conglomerados. Además de dominar los estantes, las tres grandes controlan la mayoría de los canales de distribución en todo el mundo, hasta el punto que las empresas crecientes no pueden llegar a los consumidores sin tener que lidiar con ellos. La única manera de ser propietarios de pequeñas empresas y poder evitar años de lucha y de exclusión para obtener un espacio en los supermercados es llegar a un acuerdos de licencia con uno de los gigantes, donde el propietario cede la propiedad y los derechos del producto a cambio de cheques de regalías (que suelen ser un pequeño porcentaje de las ventas). Cada acuerdo de licencia consolida la posición de estas empresas y elimina amenazas de cualquier competidor potencial que podría crear cambios en el juego.

 ----------------

JULIO 2016: 

COMIDA BASURA - Sobre todo para los pobres:

¿De qué manera podemos influir en la alimentación de nuestros hijos? 

Ante todo, solemos pensar en lo que les damos de comer o en lo que consumen en el colegio, pero pasamos por alto un importante factor que puede ser decisivo: la posibilidad de acceder fácilmente a la comida basura
Un nuevo informe realizado en Australia y publicado en primicia por 'Adelaide Now' ha desatado una gran polémica después de que afirmase que los restaurantes de comida rápida tienen 10 veces más posibilidades de ser construidos cerca de un colegio en la ciudad australiana.

No cualquier colegio, además, sino los centros de los peores barrios
Por el contrario, en las zonas residenciales con rentas más altas, hay una menor cantidad de esta clase de restaurantes. “Lo que estamos diciendo es que las escuelas menos aventajadas de Adelaida están expuestas a más comida rápida y que el entorno alimenticio da a esos chicos más oportunidades de comer alimentos pocos saludables”, ha señalado al rotativo australiano Neil Coffee, principal autor de la investigación, realizada por la Universidad de Australia del Sur y que será publicada próximamente en 'Public Health Nutrition'.

Leer más: Alimentación: La vergonzosa estrategia de las cadenas de comida basura para vender más. Noticias de Alma, Corazón, Vida http://goo.gl/I3qHSH


------------------------


Estas son las tres empresas y un sumario de sus múltiples marcas:

1 - Nestlé 

Nestlé es la mayor compañía mundial de alimentos. Cuenta con 6.000 marcas, con una amplia gama de productos a través de una serie de mercados como el café, agua embotellada y otras bebidas, chocolate, helados, alimentos infantiles, rendimiento y la nutrición de la salud, condimentos, alimentos congelados y refrigerados, productos de confitería y alimentos para mascotas. En 2009, las ventas consolidadas fueron casi $ 120 mil millones de dólares y las inversiones en investigación y desarrollo fueron $ 2,240,000,000 USD.

El presidente de la compañía, el Sr. Brabeck-Letmathe, se encuentra en el Consejo de Administración de Credit Suisse Group, L'Oréal y ExxonMobil. Es también miembro de la ERT (Mesa Redonda Europea de Industriales) y miembro del Patronato de la Fundación del Foro Económico Mundial (un personaje importante en el impulso de un gobierno mundial). Los productos vendidos por Nestlé incluyen:

Cereales

Cinnamon Toast Crunch
Cheerios (outside US, Canada and Australia)
Cini Minis
Honey Nut Cheerios (outside US, Canada and Australia)
Oat Cheerios
Cookie Crisp
Golden Grahams
Honey Stars
Koko Krunch
Milo Cereals
Nestlé Corn Flakes
Nesquik
Shreddies
Shredded Wheat
Clusters
Trix

Yogur

Munch Bunch
Ski

Café

Bonka
Nescafé
Nespresso
Partner’s Blend
Ricoffy
Ristretto
Ricoré
Sical
Tofa
Taster’s Choice
Zoégas
Shrameet

Agua

Aberfoyle
Aqua D’Or
Aqua Pod
Acqua Panna
Al Manhal
Aquapod
Arrowhead
Buxton
Contrex
Deer Park
Hépar
Ice Mountain
Henniez
Korpi
Levissima
Nestlé Aquarel
Nestlé Vera
Ozarka
Perrier
Poland Spring
Powwow
Minere
Pure Life/Pureza Vital
Quézac
San Pellegrino
San Bernardo
Viladrau
Vittel
Zephyrhills

Otras Bebidas

Nestea (Joint venture with Coca-Cola, Beverage Partners Worldwide)
Enviga (Joint venture with Coca-Cola, Beverage Partners Worldwide)
Milo
Carnation
Caro
Nesquik
Libby’s
Growers Direct Organic Fruit Juices
Good Host
Juicy Juice
Ski up and go

Productos de Plataforma Estable

Bear Brand
Carnation
Christie
Coffee-Mate
Dancow
Gloria
Klim
La Lechera
Milkmaid
Nespray
Nestlé
Nesvita
Nestlé Omega Plus
Nido
Ninho
Svelty
Emswiss
Milo

Helado

Camy
Dreyer’s
Edy’s
Frisco
Häagen-Dazs (North America and the United Kingdom)
Hjem-IS (Denmark & Norway)
Maxibon
Motta
Mivvi
Nestlé
Nestlé Drumstick
Oreo (Canada)
Peters (Australia)
Push-Up
Schöller
Skinny Cow

Alimentos para Lactantes

Alete
Alfare
Beba
Cérélac
FM 85
Gerber (la mayor compañía mundial de alimentos para bebés)
Good Start
Guigoz
Lactogen
Nan
NAN HA
NanSoy
Neslac
Nestlé
Nestogen
Nido
PreNan

Rendimiento y Nutrición

Musashi
Neston
Nesvita
PowerBar
Pría
Supligen

Salud y Nutrición

Boost
Carnation Instant Breakfast
Nutren
Peptamen
Glytrol
Crucial
Impact
Isosource
Fibersource
Diabetisource
Compleat
Optifast
Resource

Condimentos

Buitoni
Maggi
Carpathia
CHEF
Thomy
Winiary

Alimentos Cngelados

Stouffer’s
Lean Cuisine
Buitoni
Hot Pockets
Lean Pockets
Papa Guiseppi
Tombstone Pizza
Jack’s Pizza
DiGiorno Pizza
California Pizza Kitchen Frozen

Chocolate, Productos de Confitería y Productos de Panadería

100 Grand Bar
Aero
After Eight
Allens
Animal Bar
Baby Ruth
Bertie Beetle (Australia)
Big Turk (Canada)
Black Magic
Boci (Hungary)
Blue Riband
Bono(Brazil)
Breakaway
Butterfinger
Butterfinger BB’s
Butterfinger Crisp
Bon Pari (Czech Republic, Poland and Hungary)
Cailler
Caramac
Carlos V
Chips Ahoy! (Canada)
Coffee Crisp
Chunky
Drifter
Frigor
Galak/Milkybar
Goobers
Heaven
Hercules Bars (with Disney)
Icebreakers
Kit Kat (Hershey’s in the US)
Lion
Matchmakers
Milky Bar
Mirage
Joff
Munchies
Nestlé Alpine White
Nestlé with Almonds
Nestlé Crunch
Nestlé Crunch Crisp
Nestlé Crunch with Caramel
Nestlé Crunch with Peanuts
Nestlé Crunch Pieces
Nestlé Crunch White
Nestlé Milk Chocolate
Nestlé Princessa
Nestlé Wonder Ball
Nips
Nuts (Europe)
Oh Henry (except US)
Peppermint Crisp
Perugina Baci
Polo
Quality Street
Raisinets
Rolo (Hershey’s in the US)
Rowntrees


- Fruit Pastilles
- Jelly Tots
- Pick & Mix
- Randoms
- Fruit Gums
- Tooty Frooties
- Juicy Jellies
- Snowcaps


Smarties
Texan Bar
Toffee Crisp
Toll House cookies
Turtles
Walnut Whip
Violet Crumble
Yorkie
XXX mints

Cuidado Canino

Alpo
Beneful
Cat Chow
Dog Chow
Fancy Feast
Felix
Friskies
Go Cat
Butchers
Bakers
Winalot
Gourmet
Mighty Dog
Mon Petit
ONE
Pro Plan
Purina
Tidy Cats

Nestlé se ha enfrentado cierta resistencia en todo el mundo por su promoción de sus sustitutos de leche materna (fórmula infantil), especialmente en los países del tercer mundo. Según los activistas, Nestlé contribuye al sufrimiento y las muertes innecesarias, incluso de los bebés, principalmente entre los pobres.

"Los grupos de defensa y organizaciones de caridad han acusado a Nestlé de métodos poco éticos en su promoción de la fórmula infantil en la leche materna hacia las madres pobres de los países en desarrollo. Por ejemplo, IBFAN afirma de que Nestlé distribuye muestras gratuitas de leche a los hospitales y las salas de maternidad, después de salir del hospital, la fórmula ya no es gratuita y debido a que la suplementación ha interferido con la lactancia, la familia debe seguir comprando la fórmula. IBFAN también alegan que Nestlé utiliza ayuda humanitaria para crear mercados, no etiqueta sus productos en un lenguaje apropiado para los países en los que se venden, y ofrece regalos y el patrocinio de influir en los trabajadores de salud para promover sus productos. Nestlé niega estas acusaciones."

2 - Kraft Foods
Una filial de Philip Morris (fabricante de los cigarrillos Marlboro). Kraft Foods es la mayor corporación de confitería, alimentos, bebidas y con sede en los Estados Unidos. Se comercializa muchas de sus marcas en más de 155 países, de once de sus marcas en todo el mundo cada una gana más de $ 1 mil millones al año. Como Nestlé, Kraft ha consolidado su estatus en la oligarquía de alimentos mediante la compra de marcas gigantescas como Nabisco (Oreo, Chips Ahoy, Fig Newtons, Ritz, etc) y Cadbury (Ferrero Rocher, Dairy Milk, Caramilk, etc.)


Yo pensaba que las ptatas de McDonalds tenian aceite , patata y sal ....hay algunas cosillas mas - por lo menos conocidas .....


Si sumamos, ¿Cuántas horas hemos sido
hipnotizado por remolinos de chocolate en la televisión?

CEO de Kraft, Irene Rosenfeld Blecker fue considerada la "segunda mujer más poderosa del mundo" por la revista Forbes. No es de extrañar ya que la mayoría del mundo consume alimentos de Kraft. Antes de incorporarse a Kraft, Rosenfeld fue Presidenta y CEO de Frito-Lay, una división de PepsiCo (otro de los "Tres Grandes"). Las marcas de Kraft incluyen:

Toblerone chocolate bars
A1 Steak Sauce
Ali Coffee
Arrowroot biscuits
Back to Nature
Baker’s (chocolate)
Balance Bar
Better Cheddars
Boca Burger
Bonox
Breakstone’s
BullsEye Barbecue Sauce
Café HAG
California Pizza Kitchen (grocery store items)
Calumet Baking Powder
Cameo (biscuits)
Capri Sun (juice drink)
Carte Noire
Cheesybite
Cheese Nips
Cheez Whiz
Chicken in a Biskit
Chips Ahoy! (cookies)
Christie (Canadian division of Nabisco)
Claussen (pickles)
Clight
Club Social (crackers)
Cool Whip (non-dairy whipped cream)
CornNuts (snack food)
Côte d’Or (Belgium)
Country Time (powdered drink mix)
Cracker Barrel
Crystal Light
Dairylea (Europe)
Delissio (Canada)
DiGiorno (pizza)
Easy Cheese
Fig Newtons
Fudgee-O (Canada)
General Foods International
Grape-Nuts (breakfast cereal)
Grey Poupon (mustard)


Handi-Snacks
Honey Maid
In-A-Biskit (Australia)
Jack’s Pizza
Jacobs (Europe)
Jell-O (gelatin dessert)
Jet-Puffed Marshmallows
Kenco (United Kingdom)
Knox (gelatin)
Knudsen (dairy products)
Kool-Aid (flavored drink mix)
Kraft BBQ Sauce
Kraft Caramels
Kraft Macaroni and Cheese
Kraft Dinner (Canada)
Kraft Easymac
Kraft Mayo
Kraft Bagelfuls
Kraft Peanut Butter (Canada)
Kraft Singles (pasteurized prepared cheese product)
Kraft Sandwich Spread
Lefèvre-Utile
Lunchables
Maxwell House (coffee)
Miracle Whip (salad dressing spread)


Nabisco
Nabob (coffee) (Canada)
Naked Drinks
Nilla
Nutter Butter
Onko (coffee)
Oreo (cookie)
Oscar Mayer
Grated Parmesan cheese
Philadelphia cream cheese
Pigrolac
Planters
Polly-O (cheese)
Premium (a Nabisco brand of saltine crackers)
Pretzels
P’tit Québec
Prince Polo
Pure Kraft Salad Dressings
Ritz
Royal baking powder
Seven Seas (salad dressings)
Sanka (decaffeinated coffee)
Shake ‘n Bake
Simmenthal (canned meat)
Snackabouts
SnackWells
South Beach Living
Starbucks (grocery store items)
Stove Top stuffing
Suchard
Taco Bell (grocery store items)
Tang
Tassimo (single-serve coffee machines using pods branded as T-Discs)

3 - PepsiCo



PepsiCo Incorporated es una empresa mundial de 500 con sede en Purchase, Harrison, Nueva York, con intereses en la fabricación, comercialización y distribución de bebidas, productos de aperitivo a base de cereales y otros productos. Si no lo adivinaron, su principal producto es Pepsi Cola, pero los refrescos de soda no es el único producto de la empresa. De hecho, un adolescente con el deseo de alimentarse fácilmente podría salir de una tienda con tres o cuatro productos de PepsiCo sin darse cuenta (o tener cuidado).

PepsiCo es una miembro "Premium" del Consejo de Relaciones Exteriores y del instituto Brookings, dos de las organizaciones más importantes para la élite mundial (como se ve en el artículo "Nombrando Nombres: Su Gobierno Real"). El presidente y consejero delegado de PepsiCo, Indra Nooyi, forma parte del Foro Económico Mundial. Dentro de estas organizaciones, los ejecutivos de PepsiCo y otras mega-corporaciones como Sony (el sello más grande en la industria de la música), Nike (el mayor vendedor de zapatos en el mundo), el Rockefeller Group International, y Lockheed Martin (la mayor compañía de defensa en el mundo ), el trabajo junto a varios jefes de estado (incluyendo ex presidentes de EE.UU.), los responsables políticos (como la actual Secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Rodham Clinton) y hacedores de la imagen (como Tom Brokaw y George Clooney), desarrollan las opiniones políticas, sociales, económicas y recomendaciones afectando a países enteros. Las políticas favorecidas por estas organizaciones son en conjunto llevar al mundo hacia un gobierno mundial unificado y a una única moneda mundial, en lo que a menudo se refiere como un "Nuevo Orden Mundial".

Las marcas de PepsiCo incluyen:
Bebidas

AMP
Brisk
Mountain Dew
Ocean Spray
Mist
Aquafina
Lipton Ice Tea
MUG
Pepsi
Sobe
Gatorade
Tropicana
No Fear Energy Drink
Propel Enhanced Water
Starbucks (retail products)
Comidas
Lay’s
Doritos
Tostitos
Cheetos
Fritos
Sun Chips
Baked!
Frito Lay Dips
Baken-Ets
Chester’s Puffcorn
Cracker Jack
El Isleno Plantain Chips
Frti-Lay Peanuts
Funyuns
Gamesa
Grandma’s
Matador
Maui Style Potato Chips
Miss Vickie’s
Munchies
Munchos
Natural
Nut Harvest
Quaker
Rold Gold
Ruffles
Sabritones
Santitas
Smartfood
Spitz
Stacy’
Sí, incluso el tipo bonachón de Quaker es parte de PepsiCo.
La Empresa Subsidiaria

PepsiCo también alimenta a millones todos los días a través de su subsidiaria, Yum!, Propietaria de cadenas de restaurantes como Pizza Hut, Taco Bell, KFC, Hot East Side Mario’s, D’Angelo Sandwich Shops, Chevys Fresh Mex, California Pizza Kitchen y Stolichnaya.



Coca-Cola y Pepsi gastan millones para lavar la imagen de sus bebidas 

Coca-Cola dedica más de seis millones de dólares al año a actividades de presión, dice el estudio © Proporcionado por ElPais 
 
Coca-Cola dedica más de seis millones de dólares al año a actividades de presión, dice el estudio La industria del azúcar y los mayores productores de refrescos se encuentran en una situación similar a las tabaqueras hace décadas. El mundo sufre una epidemia de obesidad y el consumo de bebidas azucaradas es uno de las culpables comprobados. Cada lata de refresco convencional contiene 40 gramos de azúcar, bastante más de los 25 diarios considerados ideales por la Organización Mundial de Salud. Ante el creciente consumo de estos refrescos, que llega al límite de la adicción en México, algunos países han creado impuestos contra estas bebidas y otros barajan incluir mensajes de alerta como los que ya salen en los paquetes de cigarrillos.
La industria ha respondido con un presupuesto millonario para lavar su imagen, aunque el alcance de estas prácticas está mucho menos explorado que en el caso del tabaco
Entre los principales receptores de fondos en concepto de “esponsorización” están la Asociación de Diabetes de EE UU y la Fundación de Investigación de la Diabetes Juvenil, así como la Sociedad Americana de Cáncer. También se encuentra la mayor asociación de médicos del país, la AMA, la Cruz Roja, y el Centro de Control de Enfermedades, la principal agencia del Gobierno encargada de la protección de la salud y la promoción de hábitos sanos. Entre los beneficiarios también están la prestigiosa Universidad de Harvard, la de Washington y la de Georgia.
Entre los principales receptores de fondos en concepto de “esponsorización” están la Asociación de Diabetes de EE UU, la Sociedad Americana de Cáncer y la mayor asociación de médicos del país

“Nos hemos centrado solo en organizaciones que operan en EE UU a nivel de todo el país, así que el número de entidades que reciben fondos de estas dos empresas en todo el mundo debe ser mucho más alto, de cientos o incluso miles”, explica a Materia Daniel Aaron, investigador de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston y coautor del estudio.
El trabajo se ha publicado en el American Journal of Preventive Medicine, la revista científica de la Asociación de Medicina Preventiva de EE UU.

La investigación resalta el caso de la ONG Save the Children, que apoyaba los impuestos a los refrescos, pero que dejó de hacerlo en 2010 después de recibir más de cinco millones de dólares de Coca-Cola y PepsiCo en 2009. Save the Children desmiente que dejara de hacer presión para pedir tasas contra las bebidas azucaradas tras recibir donaciones por parte de distintas empresas, ha explicado la ONG. La organización sostiene que "formaba parte de una coalición que trabajaba para pedir la aplicación de dicha tasa y la abandonó cuando la prioridad en Save the Children Estados Unidos pasó a ser la educación infantil".
Entre 2011 y 2014, Coca-Cola gastó de media más de seis millones de dólares (unos cinco millones de euros) al año en este tipo de acciones. PepsiCo gastó tres millones y la Asociación de Bebidas de EE UU, un millón, según el estudio.
En el polo opuesto estarían la Academia de Dietética y Nutrición, la Academia de Pediatría de EE UU y otras organizaciones que en 2015 rechazaron seguir recibiendo este tipo de fondos de Coca-Cola
En el polo opuesto estarían la Academia de Dietética y Nutrición, la Academia de Pediatría de EE UU, y otras organizaciones, que en 2015 rechazaron seguir recibiendo este tipo de fondos de Coca-Cola. Los autores del trabajo consideran que el resto de las organizaciones relacionadas con la salud que están en la lista deberían hacer lo mismo.

También en España

La inmensa mayoría de las organizaciones señaladas en el estudio recibieron dinero solo de Coca-Cola (83 de las 96). Los autores señalan que puede deberse a que esta empresa ha hecho público el listado de ayudas que concede, mientras que PepsiCo, no.
En España, decenas de entidades, incluidas varias universidades, reciben dinero de Coca-Cola, tal y como ha publicado la propia empresa este mismo año. Una de las organizaciones que más fondos recibe, más de un millón de euros al año desde 2011, es el Instituto Europeo de la Hidratación. Esta fundación financia estudios científicos y cuenta con un presupuesto multimillonario, aportado por la propia Coca-Cola, según desveló The Times. El organismo recomienda el consumo de bebidas deportivas y refrescos como los que fabrica la empresa. Este instituto tiene a la Universidad de La Laguna como una de sus cuatro organizaciones cofundadoras.

En 2013, un estudio liderado por investigadores españoles comprobó que la inmensa mayoría de los estudios científicos financiados por compañías de la industria alimentaria, incluida Coca-Cola, aseguraban que no había pruebas suficientes de que los refrescos azucarados causen obesidad.

Este tipo de relaciones entre la industria de los refrescos y organizaciones que velan por la salud “es aún bastante desconocida”, asegura Aaron. En su opinión, “es muy importante” que se estudien estas actividades “a nivel internacional”, resalta.

La Asociación de Bebidas de EE UU, que representa a Coca-Cola y Pepsi, ha emitido un comunicado tras la publicación del estudio diciendo: "tenemos una larga tradición de apoyar a organizaciones comunitarias en todo el país". "Tal y como señala este estudio", mantienen, "algunas de esas organizaciones tienen su foco en mejorar la salud pública, lo que apoyamos orgullosos".

Rafael Urrialde, director de nutrición de Coca-Cola, se ha puesto en contacto con Materia esta mañana para explicar que las ayudas económicas citadas en el estudio son en concepto de "colaboraciones en congresos científicos" y que la compañía va a continuar realizándolas, y publicando una relación de ellas como parte de su política de transparencia.


Una extraña imagen del sitio web oficial de Yum!.

Muchos de los productos enumerados anteriormente han existido durante décadas, algunos desde hace más de un siglo. ¿Cuál es el secreto de tal éxito duradero? En primer lugar, la receta tiene que ser justo como se mencionó anteriormente, Nestlé gastó más de $ 2 mil millones de dólares sólo en 2009 para la investigación y desarrollo, sobre todo para pagar a gente con batas de laboratorio y crear el más atractivo de los productos, que satisfagan, adictivo y por supuesto, con un costo-beneficioso para la mayor de papilas gustativas posibles. Las propiedades adictivas de la sal, grasa, azúcar y otros productos químicos son bien conocidos por los los investigadores ($ 2 mil millones al año). Los alimentos procesados contienen una mezcla cuidadosamente calculada de productos químicos y aditivos que envían "satisfacción" en forma de señales al cerebro, el cual continúa buscándolo en forma de antojos.

Sin embargo, hay innumerables empresas que venden productos similares. Así que para mantener a los consumidores regresando a su marca específica, las empresas invierten miles de millones de dólares en el segundo secreto del éxito: "fidelidad a la marca" logrado a través del marketing y la publicidad.

Publicidad Irracional

Si bien el objetivo final de un anuncio es vender un producto, las relaciones públicas te dirán que están tratando de ir más allá de la venta barata. Su misión es crear un vínculo emocional a un producto, un concepto que es totalmente irracional, pero muy eficaz. No sólo quieren que te guste el producto, ellos quieren que usted se identifique con la marca. Quieren que usted se defina mediante él. Están buscando clientes fieles, de toda la vida mediante la creación de una imagen, un estilo de vida e incluso una filosofía en torno a un producto. Vamos a aprovechar este comercial de Miracle Whip como un ejemplo.


Al mostrar gente saliendo de una fiesta y corriendo en la playa, el anuncio hace intentos de crear una asociación entre el producto y ser joven, fresco y rebelde. Aunque el anuncio es un poco duro, estoy de acuerdo que no hay nada más rebelde que enterrar la cara en un sandwich lleno de mayonesa. A rockear.

Anuncios como estos son meticulosamente calculados para llegar a una población demográfica particular y para generar emociones específicas dentro de estos espectadores. Para alcanzar estos objetivos, se basan en una amplia investigación sobre el comportamiento humano.

"Ningún grupo de sociólogos pueden aproximarse a los equipos de publicidad en la recolección y tratamiento de datos sociales explotables. Los equipos de publicidad tienen miles de millones para gastar anualmente en la investigación y las pruebas de reacciones, y sus productos son magníficas acumulaciones de material sobre la experiencia compartida y los sentimientos de toda la comunidad."
- Marshal McLuhan, Las Extensiones del Hombre

Para vender lealtad de marca a un espectador a través de un anuncio de televisión, losargumentos lógicos tienen efectos limitados. Los anuncios más eficaces y exitosos son capaces de evitar el pensamiento racional (en un argumento puede ser aceptado o rechazado) y tocar directamente en el subconsciente del espectador, a través de sus instintos, temores o inseguridades.

"Es con el conocimiento del ser humano, sus tendencias, sus deseos, sus necesidades, sus mecanismos psíquicos, sus automatismos, así como el conocimiento de la psicología social y la psicología analítica que la propaganda refina sus técnicas."
- Propagandes, Jacques Ellul (traducción libre)

Para ilustrar esto, vamos a ver dos anuncios de comida típica dirigida a un mercado importante: las madres.

Publicidad Irracional: Vendiéndolo a las Madres 


Para los vendedores, las madres son un sueño. Ellas tienen un punto débil enorme: los niños, especialmente los suyos. Este amor por los niños no es racional: el instinto maternal es uno de los reflejos más primarios y hormonales de la humanidad. Para acceder al mismo consiste en intervenir directamente en el "disco duro" interno de una madre. A través del uso de grupos de investigación y enfoque, los anunciantes han aprendido las maneras más eficaces para obtener reacciones de las madres, y crear anuncios orientados que hacen que la madre se siente preocupada, asustada, enojada o inestable. Una vez que el blanco está en el estado emocional previsto el producto se presenta como la respuesta a todo. Aquí hay un anuncio de harina dirigida específicamente a las madres:


Así que en este anuncio se vende harina. Una gran bolsa vieja de polvo blanco. Si fuera racional, se había descrito el rendimiento por encima del promedio de la harina (lo cual es cierto) o tal vez su costo ventajoso por libra. No es así. Se va directo a las emociones.

Para llegar efectivamente a su público, el anuncio no habla de la harina en absoluto, pero si de amor a los hijos y "recuerdos para hornear". Detrás de lo cursi, y el sentimiento conmovedor, la verdad es que la publicidad crea el miedo visceral de la madre a ser considerada "un mala madre". Para ello, los vendedores han concebido una forma inteligente de anunciarlo, el discurso de manipulación psicológica dada por una linda niña animada, recomendando a las madres que no hornean hacer un mea-culpa. El anuncio dice básicamente lo siguiente:

"Al negarse a hornear panecillos para sus hijos, les está robando felicidad. Y puesto que los recuerdos son todo lo que tenemos en la vida, usted les está robando su vida. ¿Cómo puede hacer esto con ellos? ¿Quieres que tus hijos sean personas rotas y vacías? ¿Lo quiere? ¿No? Bueno, deja de ser una madre incompetente y compra la bolsa de harina y a hacer unas magdalenas. Tal vez entonces sus hijos le recuerdan como un "Buena Madre". Tal vez. Si no es demasiado tarde. Es posible que haya estropeado todo ya con su manera no-horneadora. ¡Qué vergüenza! "

Aquí hay otro anuncio dirigido a las madres.



¿Te hace temblar un poco al verlo? Nada de eso tiene sentido. Menos mal que la racionalidad no es necesario para vender cosas. En primer lugar, vamos a señalar lo obvio: Si esto ocurrió en la vida real, la mayoría de los estudiantes universitarios estarían molestos. Esto sería una conversación más realista:

"Hola mamá. Tengo el paquete ... ¿Por qué me envían mantequilla de maní? No lo entiendo ... Eres consciente de que puedo comprar mantequilla de maní aquí, ¿verdad? Así que ¿por qué envias esto? ¿Sabes lo que los padres de Jenny le enviaron? Trescientos dólares. ¿Qué obtengo yo? Mantequilla de maní."

Está bien, pero en serio, los publicistas han derivado los argumentos racionales donde uno considera que la mantequilla de maní como es un tarro de maní picado. En el mundo del marketing, la mantequilla de maní debe ser más que la mantequilla de maní. A través de su anuncio, Jif ya no es un frasco de producción masiva de maní de bajo grado y el azúcar, sino un símbolo de calidez materna en un frío mundo cruel. La Publicidad sustituye a la ignorancia o la indiferencia mediante un producto con un montón de sentimientos blandos que no tienen nada que ver con mantequilla de maní. Y en caso de que no recibieran el mensaje, el anuncio sigue con..."Es algo más que un gran sabor a maní, elegir Jif es una excelente manera de mostrar a alguien cuánto te importa".


En Conclusión

¿Por qué debería preocuparme sobre que compañia vende que producto? En primer lugar, se trata de una cuestión de salud. Casi todos los cientos de productos citados en este artículo contienen ingredientes tóxicos, de cantidades excesivas de grasas saturadas a los aditivos como MSG, de alta fructosa (JMAF), el mercurio y / o aspartamo. Estas sustancias, y muchos más como esas, son tóxicos para el cuerpo, el sistema nervioso y el cerebro (como se explica en el artículo Idiotizando a la Sociedad: Alimentos, Bebidas y Medicamentos link). Los alimentos procesados están haciendo al mundo más gordos, más enfermos y más idiotas, aunque sólo unas pocas empresas los producen, es de vital importancia conocerlos y reconocerlos ... así usted pueda evitarlos. También es importante reconocer las tácticas de marketing que se utilizan para empujar a los consumidores a comprar estos alimentos procesados.

La cuestión es mucho más grande que la salud individual, sin embargo, estar al tanto de las empresas que venden su comida es ser consciente de los personajes importantes de la élite mundial. Como dice el refrán "controla de los alimentos y controlarás a la gente". Si usted cree que es importante saber la verdad sobre la estructura de poder del mundo, es fundamental saber sobre estas empresas y comprender su alcance amplio en todos los ámbitos de nuestra sociedad global. Puede ser que "sólo" venden alimentos, pero su poder y posición de estos conglomerados cumplen un papel activo en la gobernanza mundial, como la economía, la política, la elaboración de leyes e incluso militarismo (¿quién crees que suministra las salas militares?). Las tres empresas dominantes a nivel mundial son parte de la política de establecimiento de organizaciones como el Consejo de Relaciones Exteriores y el Grupo Bilderberg, que sirven como motores de verdad detrás de los cambios mundiales. ¿Acaso PepsiCo tiene voz y voto en la invasión de un país como Irán? Bueno, sí. Y cada vez que usted compra una Pepsi o una bolsa de Doritos o una jarra de Tropicana, está ayudando a que sean más ricos y poderosos. Afortunadamente, hay una manera fácil de dejar de apoyar a estas empresas: Sólo tiene que sustituir los productos transformados por estas empresas con alimentos frescos comprados a empresas locales. Usted va a mejorar su salud y su economía, pero lo más importante, también se convertirá en la peor pesadilla de la élite: un consumidor racional.

COMPLETANDO LA LISTA DE COMIDA BASURA: 
 
1. Organismos Genéticamente Modificados (GMO, OGM, como se prefiera) 
Jeffrey Smith, autor del libro Seeds of Deception y fundador del Instituto para la Teconología Responsable, apunta que los OGM requieren para su cultivo una enorme cantidad de herbicidas que contaminan suelos, cuerpos de agua, animales y seres humanos, provocando en estos últimos daños y mutaciones genéticas. Los cultivos con OGM más comunes son: maíz, soya, papa, alfalfa, canola, papaya, arroz, miel, calabaza, tomate, tabaco y frijoles o porotos.
La opción: comprar orgánico, plantar tu propio huerto o comprar a cooperativas rurales, y revisar las etiquetas. En algunos países se requiere que el productor declare si se trata de un OGM. Si no, hay que exigir a los legisladores (que en teoría, representan los intereses de quienes los eligieron) que se imponga una regulación transparente en el etiquetado de la comida.
 
 
2. Tomates enlatados
Fredrick vom Saal, Endocrinólogo en la Universidad de Missouri, investigador experto en bisfenol-a, explica que la cobertura interna de las latas (y muchos otros empaques plásticos) está hecha de bisfenol-a, un estrógeno sintético que ha sido relacionado con problemas de esterilidad, diabetes, obesidad y ataques al corazón. El bisfenol reduce la producción de esperma y daña las células reproductivas de los animales. Particularmente, la acidez de los tomates hace que esa sustancia se desprenda de la lata.
La opción: si no puedes sembrarlos o comprarlos en un mercado orgánico, prefiere los que vienen en frasco de vidrio o tetra-pak.
 
 
3. Carne de res alimentada con granos
Joel Salatin, copropietario de Polyface Farms y autor de varios libros sobre granjas sustentables explica por qué:
La mayoría de la carne de res que encontramos en el supermercado es alimentada con una mezcla que incluye granos de maíz trasgenico, soja trasgenica  y excremento de ave. Esto hace que la res engorde más rápido, que se produzca más carne y baje el precio. Sin embargo, la concentración nutricional de esta carne es deficiente: tiene muy bajos niveles de beta caroteno, vitamina E, omega 3s, ácido linoléico, magnesio y potasio. Además, contiene grasas relacionadas con enfermedades cardiovasculares. Salatin insiste en que se debe respetar el hecho de que las reses son herbívoras.


La opción: comprar carne de libre pastoreo, usualmente la etiqueta lo especifica, y si no, hay que preguntarle al carnicero. Esta carne es más cara, lo que implicaría reducir el consumo de carne. Por donde se vea, es más sano a la larga.

 
 
4. Palomitas (pochoclo, pipoca, cotufas, cabritas) de microondas
Olga Naidenko, doctora en ciencias de Environmental Working Group, advierte que las bolsas de palomitas contienen químicos como el ácido perfluoroctanoico (PFOA), que ha sido relacionado en un estudio de la UCLA con problemas de infertilidad en las mujeres. Cuando ha sido probado en animales, provoca cancer de hígado y páncreas. Los microondas hacen que el PFOA se evapore y se adhiera al alimento. Este ácido no se puede metabolizar, por lo que se va acumulando en el organismo. Empresas como DuPont planean eliminarlo de sus productos hasta el año 2015, mientras tanto, seguirán existiendo.
La opción: hacerlas en casa, a la antigua. No toma más de cinco minutos y pueden saborizarse naturalmente con mantequilla, especias, sal de mar, hierbas secas, azúcar mascabado, etc.
 
 
5. Salmón de granja
David Carpenter, director del Institute for Health and the Environment en la universidad de Albany, ha publicado numerosos artículos sobre pescado contaminado en el Journal of Science. Carpenter insiste en que la naturaleza no hizo a los salmones para vivir hacinados en una granja comiendo soya, guano de ave y plumas hidrolizadas. Esta alimentación hace que los salmones tengan muy poca vitamina D, además de acumular PCBs, carcinógenos como el DDT, antibióticos y pesticidas para combatir las bacterias que aparecen en las granjas, químicos que pasan directamente a nuestro organismo. El experto señala (aquí el artículo) que el salmón más contaminado se produce en el norte de Europa y se exporta a toda América.
La opción: comer pescados locales que, además de ser más frescos, hayan sido capturados viviendo en libertad. O bien, optar por el salmón de Alaska.
 
 
6. Leche con hormonas
Rick North, director del proyecto Campaign for Safe Food y del American Cancer Society.
Los productores de leche tratan a las vacas con hormonas de crecimiento (rBGH o rBST) para acelerar la producción de leche. Sin embargo, esta hormona provoca infecciones en las ubres y aumenta la presencia de pus en la leche. Además, desencadena la producción de una hormona (IGF-1) que eleva la insulina. La hormona del crecimiento está relacionada con el cáncer de mama, próstata y colon. Anteriormente se creía que el cuerpo humano sintetizaría dicha hormona, pero ahora se sabe que la caseína presente en la leche evita que se rompa la molécula. Por ello, el rBST ha sido prohibido en muchos países, sin embargo, no todos los países cuentan con una legislación al respecto.
La opción: comprar leche orgánica o producida sin estos químicos (en algunos países es obligatorio aclararlo en la etiqueta).
 
 
7. Manzanas convencionales
Mark Kastel, co-director de Cornucopia Institute, señala que las manzanas son las frutas que más dosis de pesticidas reciben. Naturalmente, las plantas generan resistencia a los hongos y las plagas. Dicha resistencia se guarda como información en el material genético de las semillas. Sin embargo, debido a que las manzanas que comemos vienen desde hace muchos años del mismo árbol, esa resistencia no ha pasado a otras generaciones de manzanas. Esto implica que cada año se tengan que rociar con gran cantidad de químicos para combatir plagas y asegurar la producción. La industria insiste en que estos residuos no son dañinos —porque se analiza el contenido de una sola manzana—, sin embargo, cuando las consumimos con frecuencia, el diagnóstico cambia. Está comprobado que los agricultores que trabajan con estos pesticidas desarrollan niveles más altos y más agresivos de cáncer, además de que los pesticidas han sido relacionados íntimamente
con el mal de Parkinson.
La opción: comprar manzanas orgánicas. 
 
 
Finalmente, uno se pregunta por qué esta información no está al alcance de toda la gente. La respuesta que dan numerosos activistas es que las industrias han invertido millones de dólares en investigación e infraestructura, por lo que divulgar esta información masivamente haría que la inversión se fuera a la basura, además de que colapsaría el mercado.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------
La MAFIA QUE HACE UNA CONTINUA PROPAGANDA PARA QUE BEBAS AGUA INUTILMENTE:


-
Gustavo Duch, que desde 2011 coordina la revista trimestral Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) -”un espacio de pensamiento crítico de los movimientos que defienden algo tan necesario como transformador: un mundo rural vivo-, subraya un dato recogido de un informe de Naciones Unidas: “Entre el 70% y el 80% de los pobres del mundo son exilados rurales, porque el campo ha dejado de ser un medio para ellos. Porque en el modelo de agricultura industrializada que nos están imponiendo, que necesita cada vez menos mano de obra, ellos, nuestros campesinos, se quedan fuera; el modelo los expulsa”.

La falacia de la globalización.
“Y la falacia de la intensificación de la producción”, sigue Duch. “Porque con este modelo, cuanta más producción, más hambre. Y no es una teoría. Son datos. Pero ellos, el gran capitalismo que ha industrializado la agricultura solo en su propio beneficio, sigue echando mano del argumento de que se necesita intensificar la producción para acabar con el hambre en el mundo. Falso. Llevamos décadas así. Ellos se encargan de difundir que el hambre está causado por sequías, por la falta de tecnología y buenas semillas, por la falta de preparación de los campesinos…”.

Y nos llenan los medios de comunicación de fotos de hambrunas.
“Juegan con el miedo. El miedo es el principal aliado del poder económico. El miedo es el principal arma para que los Gobiernos acepten las violaciones de derechos humanos. Me atrevo a decir que la ‘el mundo necesita comida’ es la que más crímenes ha provocado en la Humanidad. Y es todo falso. Porque las causas del hambre tienen otras caras, que parten de su modelo de producción”.

Esa es la terrible cara de la repercusión en los países llamados en desarrollo; pero las consecuencias en el denominado Primer Mundo no dejan de ser tan perversas, en forma de deterioro de la salud, ¿no?
“Ahí están la multiplicación de las alergias, la epidemia de la obesidad, los tumores, cómo se están disparando en gente de entre 20 y 30 años, ¿a qué creen que se deben? A que vivimos en un mundo tóxico”.

Nunca pudimos imaginar el veneno que se escondía tras la globalización…
“Veneno. Literalmente”.
Hay varias cosas en los libros de Gustavo que me intranquilizan especialmente. La conversación daría para otro libro, pero le pido que me pinte en trazos el panorama para que nuestros lectores se hagan idea.

Algo más sobre el acaparamiento de tierras, especialmente preocupante en África y Latinoamérica.
“Sin salir de España, la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, la llamada Ley Montoro, pone como excusa lograr una supuesta eficiencia, pero lo que quiere es desmantelar los sistemas de gobernanza de los pequeños municipios y pedanías, para así poder poner a la venta los montes y suelos públicos que estos ayuntamientos o concejos de vecinos han gestionado colectivamente durante cientos de años”.
Me ha llamado especialmente la atención lo que cuentas de la especulación con los precios de los alimentos, algo que cuesta creer, por su dureza e inmoralidad… 

“Mira, Goldman Sachs dedica un tercio de sus inversiones a especular con los alimentos, y se ha calculado que sus movimientos especulativos con el precio de lo más básico para vivir produjo que, en 2010 y 2011, 44 millones de personas cruzaran hacia abajo la barrera de la pobreza. Que suban los alimentos, quizá a muchas familias de países como el nuestro no les puede afectar tan drásticamente, pero que, por ejemplo, se doble el precio del trigo puede suponer para muchas familias del Tercer Mundo la diferencia entre comer o no comer, entre tirar para adelante o quedarse en la cuneta. Así de brutal y triste. Pues eso es lo que están haciendo estos señores. Otro dato: el 90% del mercado mundial de cereales está controlado por cuatro empresas con sede en Estados Unidos, ADM, Bunge, Cargill y Dreyfus, conocidos como los ABCD de la comercialización de materia prima”.

¿Y los agrocombustibles, que muchos, en su euforia ecológica, han saludado como energías verdes y sostenibles?
“Un gran peligro. Suponen que se dedique muchos millones de hectáreas a cosechas para producir energía en vez de alimentos. Con el argumento de que son bio -falso, porque si haces el balance ecológico, sale negativo, pues necesitan consumir casi tanta energía como la que producen-, ocultan su estrategia de acaparamiento de tierras, deforestación, uso abusivo de maquinaria pesada… Indonesia se ha convertido ya en el tercer país más contaminante del mundo, por su proceso de roturación de bosque en tierras para producir agrocombustibles. Y han llegado hasta Castilla, a esos enormes campos de colza”.

Y las patentes de semillas, como si fueran marcas…
“Un robo en toda regla, porque toman las semillas que los pueblos han usado tradicionalmente en sus campos y le introducen cualquier pequeña modificación que les otorga derechos. Se apropian de semillas que han sido el fruto de la mejora por selección durante muchos siglos, y luego el campesino, si la quiere plantar, resulta que se la debe comprar a la multinacional; es una violación de derechos ancestrales para construir grandes emporios”.
¿Qué hacemos ? ¡Estamos rodeados! Suena todo tan planificado, y con tanto poderío, que a uno le dan ganas de cerrar el libro y pensar en otra cosa. Afortunadamente, Duch, enNo vamos a tragar, abre un espacio a la esperanza, al optimismo.
“Mira, la vida es tan potente que no se puede acabar con ella. Estamos asistiendo a los últimos estertores de un modelo avasallador y caduco. Y aprovechan los últimos cartuchos, en forma de barbaridades como el fracking y los agrocombustibles”.

Pero ¿y si quieren morir matando?